Los Termos eléctricos. ¿Cómo funcionan?

En nuestros hogares podemos obtener agua caliente, principalmente de dos formas: puede ser utilizado un sistema de producción instantánea, o a través de un sistema que produce y acumula el agua caliente. Este último sistema se denomina Termo Eléctrico y es el más usado dentro de los hogares en España.

Termo eléctrico

Los Termos eléctricos. Instalación sencilla.

Los Termos eléctricos representan el sistema más popular debido que produce el agua caliente de una manera rápida y eficientemente mientras que a la vez lo almacena. Además presenta la ventaja de su fácil instalación, convirtiéndose así en una gran opción frente a la economía.

Además de la calefacción es importante la seguridad en el hogar lo cual puedes mejorar con unas Puertas blindadas. No olvides consultar también sobre eso.

Ya sabemos que el termo eléctrico es un sistema rápido y sobre todo eficiente y económico, si de producción de agua y almacenamiento de agua caliente se trata. Sin mencionar que para instalarlo solo se requiere una toma de energía eléctrica para hacerlo funcionar.

¿Cómo elegir nuestro termo eléctrico?

Existen diferentes tipos de Termo eléctricos, presentan diferentes capacidades, distintos consumos de energía, así como variadas opciones en cuanto al tamaño y forma exterior del mismo.

Por lo tanto, para elegir el Termo Eléctrico que mejor que se adapte a las características de nuestra vivienda. Hay que definir algunos elementos como: el gasto de agua caliente que demandaremos, el consumo de energía eléctrica del termo, la calidad de los materiales del termo eléctrico y por último pero no menos importante, las características y formas del termo eléctrico para que se adecúe al espacio físico de nuestra vivienda.

¿Cómo funciona nuestro termo eléctrico?

El termo eléctrico debe ser conectado a la red sanitaria de agua fría. A la vez, del termo eléctrico se debe conectar un pequeño sistema de tuberías para la salida y circulación del agua caliente almacenada.

Entonces, el tremo eléctrico toma el agua fría de la red sanitaria y es sometida a un calentamiento en el interior del mismo, con la ayuda de resistencias eléctricas.

Cuando el agua llega alcanzar cierta temperatura de hasta 60°C, se apaga la resistencia y el agua caliente queda almacenada, manteniendo su temperatura gracias al material aislante que posee el termo.

Si parte del agua caliente es utilizada, el termo vuelve a tomar agua fría de la red, y la resistencia se enciende nuevamente, calienta el agua y de igual manera queda almacenada.

El proceso de producción y almacenamiento de agua caliente de un termo eléctrico puede tardar algunas horas dependiendo del tipo de termo y de su capacidad que puede variar de 15 a 200 litros.

Existen termos que tienen integrados uno o dos intercambiadores de calor, ya que ayudan y generan una rapidez mayor en el calentamiento del agua y son especiales cuando es necesario calentar gran cantidad de agua.

Mantenimiento del Termo eléctrico

Para que tu  termo eléctrico disfrute de una larga vida útil, y se mantenga con un funcionamiento óptimo, debes procurar anualmente realizarle una revisión para mantenimiento preventivo. Esta clase de mantenimiento puede prevenir fallas como filtraciones de agua, una disminución en la cantidad de agua caliente, o hasta reducción de la temperatura del agua, entre otras.

Si no realizas la revisión anualmente y esperas que la falla ocurra en tu termo eléctrico, puedes correr el riesgo de que la falla no tenga solución posible y tener que sustituir completamente el termo eléctrico, afectando tu economía. Por lo tanto no esperes a que la avería surja y afecte el buen funcionamiento del aparato y de tu consumo y utilización del agua caliente en tu hogar.

Ahora ya conoces tu termo eléctrico, su funcionamiento y plan de mantenimiento.

Post navigation

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *