Radiadores eléctricos de bajo consumo.

Para seleccionar un sistema de calefacción eléctrica, lo más considerado es lo práctico de su instalación, la funcionalidad y por supuesto la economía. Esto vuelve al radiador eléctrico de bajo consumo el preferido por la mayoría de los consumidores.

Radiadores eléctricos de bajo consumo. Los más utilizados.

Cuando queremos adquirir un radiador, pensamos en un producto que nos brinde bienestar y a la vez que cuide nuestro bolsillo, por lo tanto, un radiador eléctrico de bajo consumo lleva comúnmente las de ganar ya que además de darnos el beneficio térmico necesario también reduce el gasto de electricidad y eso se traduce en ahorro en el pago del servicio eléctrico.

Muchas veces compramos y utilizamos los radiadores sin estar muy familiarizados con su funcionamiento, pero la realidad es que al manejar esta información podríamos determinar qué equipo nos conviene más según nuestras necesidades.

Tal vez además de los radiadores puedan interesarte otros sistemas como Bomba de calor.

Funcionamiento.

Una de las primeras cosas que debemos conocer es cómo funciona el radiador eléctrico. Éste aumenta la temperatura del aire mediante la radiación. Es allí donde inicia un proceso cíclico denominado convección, el cual genera el ascenso del aire caliente dentro de la habitación. Al disminuir el calor, el aire desciende generándose un efecto iterativo que permite de esa forma mantener la temperatura en todo el espacio.

Los radiadores de agua, a diferencia de los eléctricos, basan su funcionamiento en la circulación de agua mediante ductos por las unidades de radiación. Esta agua es calentada por calderas o bombas de calor. Pero los eléctricos se alimentan del fluido eléctrico.

Radiador eléctrico de bajo consumo.

Otro factor importante es el comportamiento en el tiempo para generar o disminuir el calor desde su encendido o apagado. Esto se conoce como inercia térmica la cual hace que dure un tiempo para lograr alcanzar la temperatura esperada y al apagarlo mantienen un remanente de temperatura por un tiempo determinado.

La eficiencia de los radiadores eléctricos cada vez es mayor debido a los materiales con los que se elaboran. Por ejemplo los de aluminio tienen la característica de transmitir el cien por ciento de la energía producida. Además por el hecho de sólo utilizar la electricidad no generan otros inconvenientes como sucios, olores ni riesgos de otra índole. Esto, además de lo económico los coloca en un excelente sitio de preferencia.

La potencia del radiador también debemos tenerla en cuenta ya que esta afecta de manera directa el consumo de energía. En caso de utilizar un radiador de potencia superior a la necesaria, producirá mayor calor al necesario y además de sobrecanlentar la vivienda, el coste de la energía eléctrica no será nada alentador. Si por el contrario, la potencia la subdimensionamos, no lograríamos el calentamiento requerido. Por esto se hace imprescindible, al momento de comprar un radiador, tener a la mano un cálculo correcto de la potencia calorífica que demanda cada espacio.

Tecnología.

En la actualidad son muchos los avances de la tecnología y el sistema de calefacción no es una excepción. Los termostatos integrados son dispositivos tecnológicos que caracterizan a los radiadores eléctricos digitales o programables por la posibilidad de regular la temperatura emitida y de esa manera ajustarla a la requerida. Esto trae consigo una forma de ahorro también debido al manejo optimizado del consumo de energía.

Esta tecnología digital, adicionalmente agrega alternativas de programación para encendidos y apagados temporizados, con frecuencia diaria, semanal o de maneras más específicas. Igualmente el ajuste de la temperatura.

Radiadores eléctricos de bajo consumo. Conectividad Wif.

Otro avance de la tecnología nos trae los sensores de temperatura, otros dispositivos muy útiles que, incorporados al radiador, permite detectar los cambios de temperatura dentro de la habitación. Al percibir un aumento de la temperatura ambiental, disminuye la generación del calor para no exceder la temperatura programada.

La última generación de equipos de calefacción, cuenta con conectividad Wifi. Este sistema avanzado, confiere mayor control sobre el radiador incluso a distancia. Adicionalmente otorga al equipo, la capacidad de intuir la necesidad térmica del usuario en función del historial de funcionamiento.

Post navigation

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *